¡AlaFlauta!

El concepto de red social supone un espacio de encuentro, comunicación e intercambio entre tres o más personas que, en él, permanecen conectadas entre sí a través de una matriz común. La existencia  y supervivencia de cada una de estas redes, sin embargo, depende de la fluidez con que los elementos que la compongan puedan moverse en sus hebras y, más aún, de la fortaleza y flexibilidad de su tejido entero. Es prestando atención a esos desafíos, que el sitio de clasificados online, AlaMaula, intenta dar solidez a una trama que se extiende a lo largo de dos mundos paralelos donde la gente convive hoy: el virtual y el real.

alaMaula-logo

Alamaula.com surge en el año 2008 como una red de clasificados online que, luego de que sus fundadores implementaran un plan de negocios prometedor, encontró en el gigante americano E-Bay, un socio ideal para concretar sus aspiraciones de crecimiento en un mercado latinoamericano al que supo entender.

“Aún hay mucho por trabajar en relación a la confianza de los latinoamericanos para que realicen cotidianamente transacciones comerciales de manera online”, reflexiona Guillermo DeBernardo, Director de Marketing y Co-fundador de AlaMaula. “AlaMaula no es un sitio de e-commerce. Esa es la diferencia. Es una plataforma de contacto que ponemos a disposición de la comunidad para que venda todo lo que no necesita y encuentre todo lo que busca. El sitio no es transaccional, es decir que comprador y vendedor se encuentran de manera online y cierran las operaciones personalmente, generalmente dentro de un mismo barrio o ciudad”.

Según su lógica, el sitio logra conjugar un sistema que envuelve al usuario en una esfera que parece agruparlos tanto en la web como en la “calle”. En relación a ello, Guillermo afirma que el “objetivo es que nuestra comunidad esté enganchada con alaMaula. Una plataforma que realmente te agregue valor, que te ayude y brinde servicios, que verdaderamente te sirva y por eso la uses. Creemos en el valor de lo social por el boca a boca y en ésto estamos marcando un camino de empresas, no sólo en lo online”.

El equipo de AlaMaula, presidido por su CEO, Diego Noriega, y secundado, a su izquierda, por Guillermo DeBernardo, Director de Marketing y Co-fundador de la marca.

El equipo de AlaMaula, presidido por su CEO, Diego Noriega, y secundado, a su izquierda, por Guillermo DeBernardo, Director de Marketing y Co-fundador de la marca.

Lo cierto es que el éxito de Alamaula se ve reflejado en la participación activa de su comunidad, no únicamente dentro del sitio, sino en otras plataformas. Es en su página de Facebook o de Twitter donde la interacción entre los miembros de la red crece y toma nuevas dimensiones que refuerzan el sentido de identidad de ellos hacia la marca. “Comprobamos que Facebook y Twitter no son solo canales para responder dudas, sino que es donde se puede materializar este objetivo de comprometer, enganchar, hacer divertir a una comunidad que, más allá de estar en alaMaula por comprar y vender, está ahí porque le gusta”, resalta Guillermo. “En este sentido, hemos sido el primer Case Study de Facebook Argentina gracias al excelente trabajo que realizamos con nuestra comunidad. Crecimos de 300 fans a 128.000 (hoy 500.000)”.

El presente para AlaMaula es brillante, pero su estabilidad depende en gran parte de las experiencias finales que cada persona tenga al realizar una transacción. Un episodio desgraciado puede costar caro, por más aislado que sea. Al respecto, Guillermo aclara: “trabajamos muy proactivamente en la educación de nuestros usuarios, a través de consejos en la plataforma. Brindamos permanentemente tips para compradores y vendedores para que tengan transacciones exitosas. Los riesgos y las experiencias negativas son las mismas que pueden suceder en el mundo offline. Siempre hay gente malintencionada esperando aprovecharse de algún descuido. Por ello, estamos muy cerca de nuestros usuarios con el objeto de que sus operaciones sean seguras”.

Alamaula es, relativamente, una red social nueva, aún en pleno crecimiento. Su modelo presenta grandes ventajas y, al mismo tiempo, amenazas que vigilar. Quizás, la calve para sostenerse se encuentre en su habilidad para amoldarse a las demandas de sus usuarios, los verdaderos tejedores de la trama que le da forma…

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s